Osaka es, en nuestra opinión, un lugar muy infravalorado.

Ya dijimos en 20 Cosas que ver y hacer en Osaka, que esta urbe vivaz y eléctrica se había convertido en una de nuestras favoritas, y si tuviéramos que plantearnos ir a vivir a alguna gran ciudad japonesa, sería sin duda una de las principales candidatas.

Es innegable que Osaka no tiene las alternativas culturales de Kioto, ni llega al asfixiante y a la vez atractivo urbano de la mega ciudad que es Tokio.

Por contra, es un lugar animado, rápido, casi vertiginoso.

Además, posee la innegable ventaja de tener un montón de opciones a tiro de piedra, y de ser una base de operaciones inmejorable para descubrir los alrededores.

Y esto es precisamente lo que te venimos a contar aquí: las mejores excursiones que hacer desde Osaka en un día.

Himeji

Una de las más clásicas excursiones que hacer en un día desde Osaka es la cercana Himeji, bien conocida por conservar uno de los pocos castillos originales de la época feudal que quedan en pie.

El Castillo de Himeji es, además, una de las construcciones de la época más antiguas que aún persisten. La fortuna y la poca importancia estratégica, quiso que los terremotos y las guerras posteriores esquivaran Himeji, y aquí lo tenemos hoy, levantándose majestuoso sobre las colinas Himeyama y Sagiyama.

Accediendo a la Torre Principal

La visita al Castillo de Himeji, sobre la que tenemos un artículo, permite acceder al interior del recinto del castillo, así como a la torre principal. Pero también a un espacio situado entre los gruesos muros de la muralla exterior, y que era ocupado principalmente por las mujeres.

Además del castillo, los viajeros aprovechan para visitar también los Jardines Koukoen, adyacentes a la fortaleza y accesibles con una entrada conjunta que sale a cuenta económicamente (te contamos más en el artículo al que hemos enlazado un poco antes).

Los Jardines Koukoen, además del espacio verde, contienen una reproducción de una casa samurái tradicional.

Okayama

Okayama es otra gran ciudad cerca de Osaka que puede verse fácilmente en un día.

Su principal atractivo turístico es el Jardín Korakuen, considerado uno de los más hermosos de Japón.

Korakuen es una excelente demostración del concepto de jardín japonés, donde se rehúye de materiales no naturales (las verjas son de madera o cuerda, por ejemplo), y que combina el espacio con la armonía, la tierra con estanques, pequeños puentes con pasos sobre el agua hechos de piedras redondeadas…

Excursiones hacer un dia Osaka

Jardín Korakuen

En él hallarás también tradicionales casas de té, y una plantación de precisamente esa planta.

Es un espacio que cambia con cada época del año y puedes verlo en diferentes estaciones sin tener la sensación de repetición.

Excursiones desde Osaka un día

Castillo de Okayama

Al igual que con Himeji, una entrada combinada permite acceder a Korakuen y al Castillo de Okayama. Este último resulta menos imponente que el de Himeji, y fue reconstruido en 1966, pero una vez más merece la pena pagar el pequeño sobrecoste para tener una experiencia completa.

Kurashiki

Kurashiki es quizás menos conocido, y un lugar por el que se pasa de largo cuando se buscan excursiones que hacer desde Osaka en un día.

Ahora bien, si el tiempo lo permite, es una idea muy recomendable.

El centro histórico de Kurashiki, a escasos minutos de la estación de tren, está surcado por diversos canales que datan del período Edo, cuando la ciudad era un importante centro de distribución de arroz.

En consonancia con la principal fuente de ingresos de la época, la función de la mayoría de los edificios del centro histórico era la de servir de almacenes del cereal.

Kurashiki

Por los canales, y de forma parecida a lo que sucede en Venecia, se pueden contratar pequeñas barcas que te transportan en una visita turística.

Muchos almacenes y algunas casas se han reconvertido en tiendas, restaurantes y museos. El Museo Ohara es el más antiguo de Japón. También hay casas que reproducen residencias típicas de comerciantes.

Kurashiki también es conocido por ser la capital del vaquero, y en un ejemplo de agotamiento del marketing, puedes encontrar productos comestibles de todo tipo de color azul: mochis, helados, té…

Kobe

Kobe es una ciudad calificada normalmente de occidentalizada, y la fama le viene de que fue la primera en abrirse al comercio internacional y el primer puerto por el que empezaron a entrar mercancías extranjeras tras la apertura del país al finalizar el período Edo.

Muchos viajeros se acercan hasta aquí para comer la popular carne.

Pero además de disfrutar de la urbanidad y de las casas de estilo colonial de Kitano Ijinkan, puedes ver la popular cascada Nunobiki o gozar de las fabulosas vistas desde el puente Venus.

Onomichi

Visitar Onomichi es otra opción de una excursión diaria desde Osaka.

Esta ciudad portuaria, de apariencia tristona e industrial, esconde una deliciosa ruta por 25 templos que se desparraman por las montañas tras la población.

Puedes llegar hasta la cima en teleférico y luego ir descendiendo.

Pagoda del Templo Tenneji en Onomichi

No hace falta ver todos los santuarios, pero un recorrido por sus 5 o 6 principales te va a llevar la mayor parte del día.

Además del Camino de la Literatura, la ruta de descenso (o de ascenso para los más valientes), está plagada de rincones curiosos, como el Callejón de los gatos.

Hiroshima

Otra popular excursión es visitar Hiroshima, fácilmente alcanzable desde Osaka con el shinkansen.

Los principales puntos de interés podrán verse fácilmente en un día: todos ellos están en el centro histórico cerca uno de otro, e inevitablemente ligados a lo que comportó la absoluta destrucción (y reconstrucción) de la ciudad.

El Monumento de la Paz, el escalofriante esqueleto del único edificio de hormigón que sobrevivió el impacto de la bomba atómica, o el Parque Memorial de la Paz repleto de pequeños espacios dedicados a diferentes grupos de víctimas, son algunos de los sitios clave.

Ceremonia de farolillos

Sin olvidar, el más relevante de todos: el Museo Memorial de la Paz. Escalofriante y conmovedor hasta el extremo y a partes iguales, donde la información de todo el mal que causó la bomba sobrecoge al viajero y lo deja hecho una confusión de sentimientos que se palpa en el aire.

Un museo verdaderamente imprescindible, al que todos deberíamos ir una vez en la vida (y no solo una).

Miyajima

Miyajima es una isla preciosa situada frente a la costa de Hiroshima, y de hecho es posible visitar ambos lugares en un único día, tal y como te contábamos en Ver Hiroshima y Miyajima en un día, aunque recomendamos dedicarle más tiempo a una y otra.

Además del popular santuario Itsukushima, con el conocido y omnipresente torii flotante, Miyajima tiene otros atractivos que se merecen una visita como son el Monte Misen y, el templo Daishoin o el santuario Toyokuni.

Si el tiempo es un lujo que no puedes malgastar, una excursión de un día desde Osaka te servirá para ver lo principal.

Santuario Itsukushima

Nara

Aunque nosotros dormimos en Nara y nos gustó mucho la idea, es perfectamente posible visitar la que fue la primera capital permanente de Japón en un día y luego volver a Osaka.

En una jornada podrás ver lo más destacado, y te permitirá incluso un vistazo general del Parque de Nara, una extensa superficie donde ser reparten multitud de templos y santuarios.

También es el hogar de cientos de ciervos que hacen reverencias nada espontáneas a la espera de recibir una recompensa en forma de galleta.

Templo Todaiji

Sus templos principales son Todaiji, con el Daibutsu (Gran Buda), que es uno de los principales atractivos turísticos. Se trata de una de las figuras de bronce más grandes del mundo.

También Kasuga Taisha, que es un grandioso templo con fotos de postal y recovecos encantadores, como una sala oscura solo iluminada por linternas. Una de las principales singularidades de Kasuga Taisha es su arquitectura, de influencia china, y que conjuga los colores verde, dorado y rojo.

Más cerca del centro está Kofukuji, con una impresionante pagoda de cinco pisos de casi 600 años de antigüedad.

Koya San

Más complicado, pero aún posible si se madruga, es visitar Koya San.

Hay que tener tres ideas claras si se desea ver Koya San en una excursión desde Osaka en un día:

La primera es que los templos cierran a las 17 horas, por lo que no cuentes con llegar a medio día y aprovechar la tarde.

La segunda es que la ida y la vuelta suponen la inversión de 2 horas y media por trayecto, más o menos, y el principal inconveniente son los autobuses de regreso. La cosa es que Koya San está en lo alto del monte Koya, y para llegar hay que subir en teleférico. La estación del teleférico está a 15 minutos del centro, y para hacer el trayecto hay que tomar un autobús. Los últimos autobuses de regreso son sobre las 20 horas, con lo que no se puede apurar.

Hacer excursiones desde Osaka un día

Cementerio Okunoin

Y la última de las consideraciones es que una de las actividades más chulas e interesantes es el tour nocturno que se hace por el cementerio Okunoin, el cementerio más grande de Japón. Es un tour nocturno, así que olvídate si vas a tener que regresar a Osaka.

Con todo, Koya San sigue valiendo la pena. Aquí es donde está enterrado Kobo Daishi, fundador del budismo en Japón y una figura capital de la cultura del país (creó el alfabeto hiragana), y cuyo legado está repartido por distintos sitios. También están allí enterrados varios miembros de la familia Tokugawa. Así que ya puedes imaginarte su importancia cultural.

Entre los atractivos de Koya San están el complejo Danjo Garan, el templo Kongobuji, la pagoda Kongo Sammai, el cementerio Okunoin, o el propio mausoleo de Kobo Daishi.

Si madrugas, llegas temprano, y ves los principales templos, es posible dedicarle un rato por tu cuenta a Okunoin (que no cierra) y luego regresar.

Kioto

Aunque no sea la opción más popular ni la predilecta de los viajeros, también se pueden hacer excursiones de un día desde Osaka a Kioto y dormir en la primera.

Como decimos, quizás no es lo más práctico, pero si vas en temporada alta, no has reservado con antelación y no encuentras nada en Kioto que te convenga económicamente, el trayecto desde Osaka en tren convencional dura menos de 30 minutos.

Así que bien puedes dormir en Osaka y desde aquí ir a ver Fushimi Inari, Arashiyama, Ginkakuji, Sanjusangendo, el Santuario Heian, Kinkakuji…, y todo el inacabable reparto de lugares fantásticos que ofrece la antigua capital imperial.

Fushimi Inari, en Kioto

Dónde dormir en Osaka para hacer excursiones de un día

Si tu idea es usar Osaka como base de operaciones y hacer excursiones por los alrededores, lo mejor es alojarte cerca de alguna de sus principales estaciones: Shin Osaka o Namba.

Nosotros preferimos la alternativa de Namba, porque está cerca de la zona más dinámica de la ciudad: Shinsaibashi y Dotonbori, adonde incluso puedes llegar andando en pocos minutos, y somos unos motivados de esta metrópoli, como decíamos en 20 Cosas que ver y hacer en Osaka.

Shin Osaka tiene la ventaja de que centraliza la mayoría de viajes por las excursiones que hemos planteado. Aunque te alojes en Namba, deberás pasar por Shin Osaka para llegar a tu destino (aunque ambas estaciones están bien comunicadas entresí en metro).

Quédate con la siguiente generalidad: si tienes muy claro que no vas a pasar mucho tiempo en Osaka y quieres priorizar el no perder tiempo en traslados: Shin Osaka. Si quieres vivir, aunque sea un poco, de la intensidad de la ciudad: Namba.

Alternativamente, también podrías elegir algún otro hospedaje cerca de Dotonbori o Shinsaibashi con línea de metro que conecte directamente (y así evitar trasbordos) con Shin Osaka.

Nuestra elección fue Imano Osaka Shinsaibashi Hostel, cerca de dos líneas de metro, no muy lejos de la crema (podías llegar a pie), con habitaciones comunes de 4 a 8 personas, pero también con habitaciones privadas, con servicio de bar, y con un personal de 10.

En Agoda o Booking hallarás muchas otras opciones.

ORGANIZA TU VIAJE