Dos semanas de viaje en Japón podría decirse que es el tiempo mínimo necesario.

Considerando que el desplazamiento requiere una inversión de tiempo notable, en caso de estadías más cortas uno tiene la sensación de que todo va demasiado rápido.

Hemos preparado este itinerario de dos semanas visitando Japón pensando un poco en que haya variedad de cosas por ver, y abarcar un amplio espectro de su riqueza cultural: templos, castillos, jardines, lugares notables, alguna cosa modernilla…, pero el mejor consejo que podemos darte es que nos hagas todo el caso que tú quieras hacernos.

Con esto queremos decirte que el viaje perfecto no es una única opción, y debes organizarlo a tu gusto.

Sí, te damos ideas, y lo hacemos con nuestra mejor intención, nuestro mayor empeño, y convencidos de que nuestras propuestas te van a gustar, pero léenos (y a todos los demás blogs que puedas buscar), con la idea de montar un esqueleto, luego adáptalo a tus gustos si lo crees oportuno.

En Consejos para preparar el viaje a Japón tienes más información que te ayudará a perfilar tu viaje, con ideas genéricas y propuestas de días para estarse en las ciudades más visitadas.

Planifica tu viaje a Japón de dos semanas: los vuelos de ida y vuelta

Lo primero que debes tener en cuenta es tu llegada y salida.

Japón tiene tres puntos de acceso principales a los que probablemente llegarás: el aeropuerto de Kansai, en Osaka y a tiro de piedra de Kioto, y los aeropuertos de Narita y Haneda, en Tokio.

Es más barato entrar y salir por el mismo aeropuerto, y generalmente suele ser más barato llegar a Kansai que a los dos aeropuertos de Tokio.

De todas maneras, los shinkansen, o trenes bala, comunican Tokio con Kioto u Osaka en trayectos de unas dos horas, por lo que es posible ir de cualquiera de las ciudades al aeropuerto de la otra en menos de medio día.

Nuestra propuesta de dos semanas visitando Japón la hemos previsto con entrada por Osaka (más barato) y salida por Tokio.

Si programándolo así, al buscar vuelos, encarece mucho el transporte, considera la posibilidad de comprar la entrada y salida por Osaka, y desplazarte el mismo día que te vayas desde Tokio. Como decimos, es perfectamente posible y los shinkansen son puntualísimos.

Viajar a Japón dos semanas

Consejos para el alojamiento

Ten en cuenta que Osaka, Kioto o Tokio son ciudades grandiosas, y los desplazamientos van a requerirte una inversión de tiempo.

Por eso, si vas a desplazarte a menudo es muy recomendable dormir cerca de una estación de tren importante, o que tu hotel esté bien conectado con una estación.

En Booking y Agoda hay gran oferta, aunque conviene anticiparse en temporada alta.

Día 1, llegada a Osaka

Osaka es una ciudad que nos gusta mucho, aunque sus atractivos culturales son moderados. Sus principales lugares de interés son algunos barrios que pueden verse de noche, y también su ambiente vibrante.

Tiene cerca el Parque Universal Studios, pero plantearse ir en una estancia en Japón de dos semanas, nos parece una pérdida de tiempo.

Por ello Osaka funciona bien como base de operaciones: es ideal ir y venir haciendo excursiones y aprovechar la tarde noche para pasear por alguno de sus barrios más singulares.

Osaka

Osaka

Por ello, te proponemos que  el primer día de tu viaje de dos semanas viajando por Japón te acerques y veas el templo Sumiyoshi Taisha, uno de los santuarios sintoístas más antiguos del país. Ten en cuenta que los templos cierran a las 17, así que, alternativamente, si no te da tiempo, puedes ver desde fuera el Castillo de Osaka con sus tejados verdes y decoración en oro.

Para cenar y probar el ambiente de la ciudad, acércate hasta Dotombori y pasea por sus calles atestadas de gente, a la vez que pruebas algo de cocina local, como Takoyaki u Okonomiyaki.

Día 2, visitar Himeji y Okayama desde Osaka

Al día siguiente sería conveniente madrugar y así llegar hasta Himeji, a 30 minutos en shinkansen desde Osaka, apenas abriera su espectacular Castillo apodado La Garza Blanca.

El Castillo de Himeji es uno de los edificios más antiguos del país, y una de las pocas estructuras del Japón medieval que sobrevivió a guerras, incendios y desastres naturales.

Es también la fortificación más visitada, así que la recomendación de madrugar es más insistente si coincide con un fin de semana.

Por la relevancia histórica del monumento, puede ser interesante valorar esta Visita Guiada.

Que ver Japón dos semanas

Castillo de Himeji

En otros 30 minutos de tren llegarás hasta Okayama, donde podrás ver su jardín Korakuen, uno de los más populares y hermosos.

Al otro lado de un puente que cruza el río Asahi está el Castillo de Okayama, incontestablemente menos atractivo que el de Himeji, pero una entrada combinada te permite acceder a los dos principales puntos turísticos de Okayama, así que si te encaja date una vuelta.

Regresa a Osaka y pasea por otro de los barrios más curiosos de la ciudad: Shinsekai, con su Torre Tsutenkaku dominándolo todo, y lo que más llama la atención: las espectaculares fachadas de los innumerables restaurantes que adornan el barrio. Come por allí sin miedo, no te será más caro que en cualquier otro sitio.

Día 3, Hiroshima y Miyajima

Al día siguiente, el tercero de tus dos semanas en Japón, puedes apurar y aprovechar al máximo y Ver Hiroshima y Miyajima en 1 día.

Aunque la jornada será movida, es perfectamente posible salir de Osaka, ir hasta Hiroshima para ver el impresionante y conmovedor Museo Memorial de la Paz, y luego seguir hasta Miyajima para ver el fotogénico santuario Itsukushima con su torii flotante.

Convendría madrugar para estar en Hiroshima apenas abran el Museo Memorial. Si llegas un poco antes, pasea por el Parque de la Paz y la Cúpula de la Bomba Atómica.

Cúpula Bomba Atomica

Cúpula de la Bomba Atómica

Desde la estación de Hiroshima salen tranvías (números 1 y 6) que paran en Genbaku Dome-Mae. Apéate allí para andar escasos metros y llegar a tu destino.

La visita completa al Museo y al Parque de la Paz te ocupará 3 o 4 horas.

Cuando hayas terminado tu visita en Hiroshima, pon rumbo a Miyamaguchi Station (puedes ir en tren o tranvía). A escasos metros está el ferry que te lleva hasta Miyajima. Los ferrys conectan con frecuencia ambos puertos, y circulan de 6:00 hasta 22:00, así que si madrugas y llegas temprano a Hiroshima tendrás tiempo para ver el santuario y luego el resto de Miyajima.

Miyajima

Anochecer en Miyajima

Eso sí, ten en cuenta que los templos, santuarios, y también el teleférico al Monte Misen, cierran a las 17 horas.

Si programar la excursión se te hace complicado, puedes contratar este Tour por Hiroshima y Miyajima con guía en español.

Al llegar a Osaka, si te quedan fuerzas, date un paseo por Amerika-Mura, con numerosas tiendas de ropa urbana y ambiente yanki.

Día 4, Llegada a Kioto

Al cuarto día toca poner rumbo a Kioto, la capital del Japón tradicional, y que lo fue políticamente hasta la era Meiji.

Sigas o no el orden que te propondremos, sí es conveniente que organices y agrupes tus visitas a Kioto de forma geográfica, de lo contrario perderás mucho tiempo trasladándote.

También es interesante intentar cuadrar alguno de los primeros días con este Free Tour por Kioto, que se desarrolla principalmente por Higashiyama y por la ruta que te proponemos para nuestro primer día.

Siguiendo nuestro anterior consejo, el primero día en Kioto lo puedes dedicar a la zona noreste. Ve hasta Ginkakuji también llamado el Pabellón de Plata, y allí sigue el llamado Camino de la Filosofía, un itinerario que va siguiendo por entre decenas de templos. Los más relevantes son, el propio Ginkakuji y Nanzenji.

Kioto

Templo Ginkakuji

En este último conviene adentrarse por el camino tras un acueducto de piedra rojiza, dejar atrás el cementerio, y así llegar a un curioso y escondido templo llamado Okunoin.

Si tienes tiempo puedes acercarte hasta el Palacio Imperial, que es de acceso gratuito, aunque su interés es más bien discreto.

En el supuesto de que vayas bien de tiempo, y antes que ir al Palacio Imperial, te recomendaríamos ir hasta el santuario Heian. El espacio principal de Heian es gratuito, aunque merece la pena pagar y acceder a los jardines.

La tarde noche pásala en Pontocho y la zona comercial Kawaramachi – Shijo, donde hay incontables restaurantes de todo tipo y tiendas.

Día 5, Kioto

Al día siguiente seguiremos en Kioto, y nos dedicaremos al noroeste.

Una de las imágenes más buscadas es el Bosque de bambú de Arashiyama, de una belleza fotogénica incomparable. Cuanto más pronto vayas, más probable será que esté menos atestado de gente y que la foto que anhelas sea más hermosa, aunque es difícil conseguir la imagen limpia y sin espontáneos no deseados. Como uno de los principales destinos turísticos de Kioto, está habitualmente muy transitado.

Cerca de la estación de Arashiyama está el curioso Bosque de Kimonos, un circuito que transcurro entre cilindros decorados con motivos del vestido tradicional.

Bosque de Bambú de Arashiyama

Arashiyama

Podemos seguir hasta Kinkakuji, el Templo Dorado, otro de los espacios religiosos más buscados y bonitos de Kioto.

Seguidamente, ve hasta el Castillo Nijo, donde podrás admirar algunas salas ricamente decoradas.

Finalmente, si estás saturado de templos, prueba a ir al Mercado Nishiki, que abre hasta las 18 y donde puedes comer.

La noche dedícala a pasar por el barrio de Gion, el barrio de las Geishas, donde volveremos en unos días, pero merece la pena tener la visión diurna y nocturna. Por cierto, Gion tiene su propio Free Tour.

Día 6, Nara

Al sexto día pondremos rumbo a Nara, que fue la capital del país durante el período que lleva su mismo nombre y que abarca la práctica totalidad del siglo VIII.

El haber sido la capital de Japón también la convirtió en su principal centro espiritual, y eso se traduce en los numerosos e importantes templos que salpican la pequeña ciudad.

La mayor parte de los templos se concentran en el Parque de Nara, aunque su extensión convertirá tu día en agotador.

El Templo Todaiji es famoso por su imagen de Buda, y es actualmente la mayor construcción de madera del mundo, y ello a pesar de que antiguamente fue incluso más grande.

Visitar Japon durante dos semanas

Templo Todaiji

Alrededor de Todaiji hay incontables templos más pequeños que forman parte del complejo.

El Santuario Kasuga Taisha está adornado con centenares de farolillos de bronce que se prenden durante el Obon (a mediados de agosto).

Cerca del centro de la ciudad está Kofukuji, con su edificio principal y su pagoda.

Alrededor del Parque Nara vagan ciervos en libertad, que te harán reverencias si les enseñas galletas que se venden en los alrededores. Ojo con tu mochila porque meterán el hocico en cualquier agujero.

Además de Visitas guiadas bien valoradas y a un precio razonable, también hay disponible este Free Tour. Uno u otro es una buena idea en un complejo de templos tan extenso, hermoso, y con tanta historia como es Nara.

Día 7, Kioto

Llegaremos al ecuador de nuestras dos semanas en Japón, y acabaremos de ver los principales atractivos de Kioto. Esta vez centrándonos en el sudeste.

Esta Visita Guiada bien valorada y con guía en español te llevará a los lugares de los que te hablamos acto seguido.

Pero si prefieres hacerlo por tu cuenta, pondremos dirección a Kiyomizudera un impresionante templo del que destaca su Hondo, el pabellón principal, que cuelga parcialmente de la colina y está sujeto por un entramado de vigas construido sin ningún clavo.

Antes de llegar a Kiyomizudera pasaremos por las fotogénicas calles de Sannenzaka y Ninenzaka, donde se consigue otra imagen común y vistosa.

Fushimi Inari

Fushimi Inari

Acto seguido iremos hasta el Templo Sanjusangendo, en el que se exhiben 1001 estatuas de Kannon, la deidad de la piedad del budismo.

Finalmente, pondremos rumbo hasta Fushimi Inari, otra visita obligada de Kioto, con sus centenares consecutivos de torii que enmarcan los caminos que suben hasta el Monte Inari.

El santuario Fushimi Inari no cierra, está abierto 24 horas, y es interesante plantearse recorrerlo de día y de noche, para disfrutarlo en ambos momentos del día.

Día 8, Kioto – Takayama

Al día siguiente ya habrás sobrepasado el ecuador de tus dos semanas en Japón, y tocará seguir la ruta por los Alpes Japoneses, así que dirígete a Takayama.

Al llegar allí vagabundea por su casco antiguo.

No pases la ocasión de acercarte hasta Hida Kokubunji, el templo más antiguo.

Habrás invertido unas 4 o 5 horas en desplazarte desde Kioto, así que tómatelo con calma y descubre la ciudad.

Por cierto, las noches que pases en Takayama, de aire tradicional y rodeada de montañas, la hacen ideal para tener la experiencia de hospedarse en un ryokan y disfrutar del típico baño termal.

Takayama

Casco antiguo Takayama

Día 9, Takayama

El día que pases en Takayama adéntrate en Takayama Jinya, un espacio histórico que albergaba las antiguas oficinas administrativas de la región durante el período Edo.

Al este de la ciudad empieza una ruta llamada Higashiyama Teramachi, que lleva por decenas de templos.

Takayama

Hida Kokubunji

Una ruta de unas 2 horas permite también darle la vuelta al monte Shiro, que pasa entre templos, santuarios y bosques.

Para más actividades, las hallarás en Qué ver y hacer en Takayama, aunque tras al ajetreo al que te hemos sometido en días pasados, conviene tomarse alguno de relax.

Día 10, Shirakawago y Kanazawa

Termina de ver Takayama, si te quedó algo. Aunque te recomendamos que procures ir más o menos temprano a Shirakawago.

Shirakawago es una pintoresca aldea tradicional en la que sigue viviendo gente (hay otras aldeas tradicionales que son meros museos), cuyas casas están hechas de madera con puntiagudos tejados de paja. Los autobuses que comunican los tres núcleos urbanos KanazawaShirakawagoTakayama funcionan con plazas reservadas y no tienen una gran frecuencia, así que debes reservar con antelación.

En Shirakawago, además de pasear por entre casas atrapadas en el tiempo, entra en alguna de las residencias que exponen objetos y mobiliario antiguo y sube a lo alto del monte Shiro (no confundir con la montaña del mismo nombre en Takayama), donde el observatorio Tenshukaku te espera con unas vistas formidables.

Que ver Japon dos semanas

Aldea tradicional de Shirakawago

Los autobuses de turistas suelen llegar sobre las 11:00, así que a partir de esa hora la percepción de la aldea es otra.

Cuenta que tu visita puede demorarse unas 3 horas para verlo todo con tranquilidad.

Luego, sube al autobús que sigue hasta Kanazawa, antigua capital de un importante clan samurái: el clan Maeda.

Por cierto, no te preocupes por tus mochilas, en la estación de Shirakawago puedes dejarlas y recogerlas antes de seguir hacia Kanazawa.

Los principales puntos de interés de esta última ciudad son su casco antiguo, que incluye el Barrio de Geishas y el Barrio de Samuráis, con casas nobiliarias de estilo antiguo que pueden visitarse y que te permiten conocer como era la vida de los samuráis. También el jardín Kenrokuen, que abre de 8:00 a 17:00 y puede visitarse en una hora.

Tampoco te pierdas el Parque del antiguo Castillo de Kanazawa, pegado al jardín.

Si quieres más información sobre el recorrido, te recomendamos visitar cualquiera de nuestros dos artículos: Ruta por Kanazawa, Shirakawago y Takayama o Cómo ir a Shirakawago desde Takayama o Kanazawa.

Powered by GetYourGuide

Día 11, Tokio

Encarando ya la recta final de tu viaje de dos semanas a Japón, iremos hacia la capital.

El tren bala permite desplazarse desde Kanazawa en unas 3 horas.

La macro urbe que es Tokio hace lentos los desplazamientos, por lo que para no perder el tiempo es recomendable organizarse por barrios o zonas.

Sin prisa pero sin pausa, al llegar deberías ir hasta el Templo Sensoji, el más antiguo de Tokio y uno de los más visitados del país. Como los demás templos, cierra a las 17.

Tokio

Barrio Akihabara

Su principal pagoda es realmente imponente.

Frente a Sensoji hay una famosa calle comercial llamada Nakamise dori, donde además de regalos de todo tipo se alquilan vestidos tradicionales.

Si tienes tiempo, date un rodeo por Asakusa y contempla el Tokyo Skytree, el mirador más alto de Japón.

Este Free Tour transcurre por Asakusa: Sensoji, Nakamise dori… y es una buena forma de profundizar en lo que ves.

Luego ve hasta Akihabara e imprégnate de cosas frikis en alguna de sus muchas tiendas. Entre las más conocidas están Mandarake, Radio Kaikan, Janpara

Día 12, Tokio

El segundo día en Tokio empieza por el Templo Zojoji, cuyos edificios contrastan con el entorno y especialmente con la Torre de Tokio.

Luego ve hasta el Santuario Meiji, otro espacio religioso muy conocido de la capital, aunque si vas corto de tiempo te lo puedes saltar.

Continúa impregnándote de urbanidad recorriendo Shibuya y sus incontables tiendas y espacios de ocio, sin pasarte por alto alguno de los observatorios para contemplar el cruce más transitado del mundo.

Cruce de Shibuya

Cruce de Shibuya

Sigue hasta Shinjuku y visita el Ayuntamiento, con un mirador gratuito.

Lo ideal sería que se te hiciera de noche en Shinjuku, así verás el original laberinto de callejones Omoide Yokocho, con pequeños bares que abren sus minúsculos espacios al caer la noche.

Y también Kabukicho, un curioso barrio repleto de bares en los que es necesario andarse con ojo ante cargos no deseados. Eso sí, es curioso de ver.

Día 13, Nikko – Tokio

El penúltimo día de tu viaje de dos semanas a Japón te proponemos visitar Nikko en una excursión de ida y vuelta.

Puedes hacerlo por tu cuenta, pero también con esta Visita Guiada (guía en inglés).

En Nikko, además del entorno natural, hay un importante conjunto de templos que son dignos de visitar.

Antes de llegar al complejo de templos, el puente Shinkyo está considerado uno de los más bonitos de Japón, y la imagen que se obtiene da fe de ello.

Ya en el conjunto de santuarios y templos, te dará tiempo de verlos todos, pero los más importantes son el Santuario Toshogu, con unas intrincadas puertas, de las más bellas que verás.

Detrás está enterrado Tokugawa Ieyasu, una gran figura histórica.

El santuario Futurasan, rodeado de naturaleza es muy evocador.

Nikko

Puerta con figuras de madera talladas en el Santuario Toshogu

Rinnoji destaca por las tres enormes estatuas de Buda de madera y su jardín anexo.

Finalmente, el Mausoleo Taiyuin, por su parte, está dedicado a Tokugawa Iemitsu, nieto de Ieyasu, y es armónico y algunos de sus elementos están pintados de colores vivos.

En nuestro artículo Ver Nikko en un día te contamos qué ver, cómo llegar y otra información práctica.

Al volver a Tokio, puedes darte una vuelta por el barrio de Ginza, el más elitista y caro, con tiendas de marcas no aptas para todos.

Día 14, a Osaka y regreso

Finalmente, llegamos ya al último día, así que toca regresar.

Si has seguido con nuestra propuesta, tu vuelo de vuelta a casa partirá desde Osaka, así que toma un shinkansen hasta el aeropuerto de Kansai. Si viajas en verano y tu vuelo sale tarde, debes saber que en el aeropuerto de Kansai hay duchas a disposición de los viajeros, cuyo uso tiene un coste asequible.

Así que, si te decides a exprimir tu último día y hace calor, sepas que podrás darte una merecida ducha antes de subir al avión.

ORGANIZA TU VIAJE